NO MERECE NI MI RABIA …

NO MERECE NI MI RABIA …

… por eso pretendo dejarla aquí con mis palabras. Estoy ya cansado de la invasión de los conductores incívicos, que son tantos, que no puedo creer que sean malas personas, no hay tantas. Pero lo cierto es que cuando nos ponemos al volante, algo nos pasa con nuestro...