Si no al coche desde luego si a quien lo utiliza, púes el coche en sí mismo carece de sentido del beneficio propio.

 

Cierto es que con frecuencia encontramos usuarios de automóviles que tratan de forma hostil a los usuarios de la bici, dos modelos de transporte que aun sirviendo al mismo fin en muchos casos, en pocas ocasiones encuentran fácil convivencia.

 

Claro está que cada una de estas dos maneras de moverse tienen, sin duda, sus pros y sus contras, pero claro, también está, que los centros de nuestras ciudades se encuentran “acogotados” de coches que ya no caben de forma ordenada, pues esta tendencia del ser humano a compilarse en espacios reducidos y la de que cada vez somos más, no puede dar otro resultado de la ecuación.

 

Entonces analizando cada uno de estos dos medios de transporte, vamos a contextualizarlos en el centro de una ciudad, esa “acogotada” ciudad de la que hablamos en el párrafo anterior, modelo más frecuente en el entorno que nos rodea, y vamos pues a tratar de razonar cual es la ventaja que supone al usuario del coche el hecho de que cada vez más personas usen la bici para sus desplazamientos cotidianos.

 

Cuestión matemática: en el espacio que ocupa un coche de tamaño medio se pueden colocar 8 bicicletas (como mínimo) sin mucho esfuerzo, ocho personas que se desplazan y que difícilmente veremos todas juntas en un único coche, y menos si este es de un tamaño medio.

Esta desde luego es una cuestión matemática, por lo tanto, no caben apreciaciones, es así.

 

El vehículo que usemos para nuestro desplazamiento estará en uso un 10% del tempo, en movimiento, desplazándonos; el resto del tiempo se encontrara parado y ocupando el espacio que necesite, y en muchos casos un espacio público, un espacio de todas las personas y no solo del usuario del coche o la bici, un espacio que hay que ordenar, pues es finito.

 

Lo cierto es que por el simple hecho de adquirir un coche o una bici ya nos creemos con el derecho de ocupación de este espacio, espacio que, en la factura de compra del vehículo, bici o coche, no aparece claramente en ningún concepto el pago de dicha ocupación.

 

Habrá quien alegue, y no sin cierta parte de razón, que cuando adquiere un coche o una bici, paga unos impuestos y esos mismos impuestos, que recauda el estado, son para que ponga aparcamiento para bicis y coches claro. Cierto también es que con este dinero recaudado claro que los estados pueden dedicar parte a la ordenación del espacio para garantizar a los usuarios de unos y de otros, coches y bicis, un espacio para albergar su vehículo todo ese tiempo en el que no está en movimiento y dicho esto, mencionemos también que buena parte de los impuestos recaudados hacen falta para ese 10% del tiempo que usamos el vehículo, pues hay que hacer carreteras, pavimentar calles, colocar señalización, ctc.

 

El problema surge con el “acogotamiento” pues todos queremos el mismo espacio, pues vamos al mismo sitio, y cada uno es su vehículo, de forma que, si todos llegamos al mismo sitio a la misma hora y cada uno con un vehículo, … pues no cabemos. Este es un hecho sencillo para el entendimiento y parece que seguimos sin entenderlo, pues lejos de cambiar nuestros hábitos en movilidad, seguimos empeñados en agravar el problema.

aparcar690071326717447

Finalmente, y respondiendo al título del artículo, ¿Por qué la bici beneficia al usuario del coche? Creo que podemos decir, sin miedo a equivocarnos, que cuantas más bicis se mueven en una ciudad más sitio queda para el usuario, que, por distintos motivos, solo se pueda mover en coche.

Bicihome-42-bicicletas-coche

Durante todo ese espacio de tiempo en el que el coche debe estar aparcado, ocho usuarios de bici dejan libres siete plazas de aparcamiento para coches, pues entre los ocho solo ocuparan una única plaza con sus bicis.

 

aparcar_encima_de_otro_coche

Por lo tanto, cada vez que nos crucemos con una bici, mientras conducimos nuestro coche hacia el cetro de la ciudad, facilitémosle las cosas, seamos amables, pues nos está dejando sitio para nuestro vehículo que ocupa como mínimo ocho veces más.

y porr que no

Otro día hablaremos de los beneficios del uso de la bici a la reducción de la contaminación, pero bueno … esto solo para quien se lo crea, ya que hay quien piensa que eso de la contaminación y cambio climático son simplemente tonterías.

Compartir

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies